martes, 7 de febrero de 2012

LA PERSONALIDAD EN MATERIA MERCANTIL

PERSONALIDAD DE LOS LITIGANTES

Concepto de capacidad:
Cualidad de ser persona, o sea, la aptitud para ser titular de derechos o deberes jurídicos.
a). Capacidad de goce: Es la aptitud que tiene una persona física o una persona moral para ser titular de derechos y obligaciones.
b). Capacidad de ejercicio: Es la facultad de ejercitar los derechos y cumplir las obligaciones por sí mismo, o por conducto de un representante legal.
Concepto de personalidad:
Es la cualidad que poseen las personas físicas o morales para actuar válidamente en el proceso como actores, demandados o terceros o como representantes de ellos.
Las personas físicas mayores de edad, en pleno goce de sus facultades mentales y físicas, pueden ejercitar sus derechos y cumplir sus obligaciones por sí mismos.

Las personas físicas menores de edad, y los sujetos a interdicción, son titulares de derechos y obligaciones pero, para ejercitar sus derechos y cumplir obligaciones, requieren de la intervención de la representación legal; por su parte, las personas morales carentes de sustantividad psicofísica, requieren ejercitar sus derechos y cumplir con sus obligaciones por conducto de sus representantes legales.

Tanto las personas físicas con capacidad de ejercicio; como las morales, pueden otorgar poder a favor de personas físicas para que realicen actos en su representación. Ésta es una representación voluntaria que se produce a través del mandato.

Disposiciones legales relativas a la personalidad: en el libro quinto, relativo a los juicios mercantiles:


Personalidad y Representación del ausente: ART. 1056.

Todo el que, conforme a la ley esté en pleno ejercicio de sus derechos puede comparecer en juicio. Aquellos que no se hallen en el caso anterior, comparecerán a juicio por medio de su representante legítimo o los que deben suplir su incapacidad conforme a derecho. Los ausentes e ignorados, serán representados como se previene en el Código Civil para el Distrito Federal.

ART. 1057. El juez examinará de oficio la personalidad de las partes, pero los litigantes podrán impugnar la de su contraria cuando tengan razones para ello, en vía incidental que no suspenderá el procedimiento y la resolución que se dicte será apelable en el efecto devolutivo, sin perjuicio de lo dispuesto por el artículo 1126 de éste Código.

El gestor judicial: ART. 1058. Por aquél que no estuviere presente en el lugar del juicio ni tenga representante legítimo, podrá comparecer un gestor judicial para promover en el interés del actor o del demandado, y siempre sujetándose a las disposiciones de los artículos 1896 y 1909 del Código Civil para el Distrito federal, y gozará de los derechos y facultades de un mandatario judicial. Si la ratificación de la gestión se da antes de exhibir la fianza, la exhibición de ésta no será necesaria.


ART. 1059. El gestor judicial, antes de ser admitido debe de dar fianza que garantizará que el interesado pasará por lo que él haga, y de que pagará por lo juzgado y sentenciado. La fianza será calificada por el tribunal bajo su responsabilidad y se otorgará por el gestor judicial, comprometiéndose con el dueño del negocio a pagar los daños, los perjuicios y los gastos que se le irroguen a éste por su culpa o negligencia.

Representación en caso de litisconsorcio: ART. 1060.

Existirá litisconsorcio, sea activo o sea pasivo, siempre que dos o más personas ejerciten una misma acción u opongan la misma excepción, para la cuál deberán litigar unidas y bajo una misma representación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada